Falta de concentración: 5 posibles causas


¿Por qué no puedo mantener la atención cuando trabajo? ¿Por qué me cuesta tanto concentrarme? Si te haces esas preguntas frecuentemente es necesario que descubras las causas de la falta de concentración para que analices qué te está ocurriendo.

Es que, para solucionar un problema, primero debemos identificar qué es lo que lo está provocando. Además, la falta de atención no es un síntoma que aparece porque sí. Mira lo que te puede estar ocurriendo…


El exceso de tecnología. Está comprobado que las personas dependientes de su teléfono móvil, su casilla de mail, su ordenador, su iPhone, Internet y demás objetos electrónicos sufren falta de concentración. Es que, cuantas más tareas tenemos, más nos cuesta centrarnos en una específica. Por ello, deja de estar demasiado pendiente de todo ello, y verás que te organizas mejor.

Falta de sueño. Una de las causas más evidentes de la desconcentración es no haber dormido bien. Cuando no descansamos lo suficiente, sentimos nuestra mente nublada y nos cuesta mantener la atención. ¿Solución? Descansa apropiadamente cada noche, durmiendo 8 horas.

Desmotivación laboral. ¿Te falta la concentración en la oficina? Una de las razones, entonces, puede ser que no te encuentras nteresado en lo que estás haciendo: estás aburrido y por ello, te cuesta encarar la actividad. Si notas que esto te sucede frecuentemente, intenta hablar con tu jefe para buscar una solución o, si no, cambia de trabajo.

Estrés. Cuando estamos estresados por un asunto en particular, parecería que el resto del mundo no existe, y por ello nos cuesta organizarnos y cumplir con nuestras tareas diarias. El estrés es un gran enemigo para nuestra concentración. Si te encuentras agobiado por estrés, una gran solución es la meditación, pues está comprobado que alivia los síntomas de ansiedad y nos libera de las distracciones. Haciendo click aquí, además, llegas a un artículo en el que te enseñamos a superar el estrés.

Falta de ejercicio físico. La actividad física mejora nuestra habilidad mental, mejora nuestra memoria y nos ayuda a relajarnos. Por tanto, hacer ejercicio es una excelente manera de retomar la concentración en nuestro día a día.