Hábitos de higiene

Cuando hablamos de higiene no estamos haciendo referencia a una cuestión compleja. Sino que es algo muy simple, ya que muchas veces la forma más sencilla de prevenir enfermedades no es siguiendo costosos tratamientos o acudiendo a terapias, es tan algo tan simple como aprender a incorporar y mantener buenos hábitos de higiene.

La buena higiene personal va a cuidar de nuestra salud, esto implica realizar pequeñas acciones lavar nuestras manos con frecuencia, tomar una ducha a diario, tirar la basura, usar protección cuando exista el riego de contraer alguna enfermedad (no me refiero sólo a los preservativos, los guantes para lavar el baño también son protección).

Sobre higiene corporal es de lo que hablaremos hoy aquí. Este es el tipo de higiene más personal, significa mantener nuestro cuerpo limpio. En ocasiones es un tema también cultural, en algunas culturas se espera que te duches a diario para reducir los olores del cuerpo, mientras que existen culturas que tienen otras expectativas.


Con respecto al olor del cuerpo, se puede decir que éste es causado por distintos factores como los químicos que despide el sudor, extractos de sustancias (por ejemplo el olor a alcohol que puede tener la piel de un alcohólico). La acción de las bacterias que viven en la piel y se alimentan de células de la piel muertas y sudor. También puede generar olor corporal la ropa sucia y en particular la ropa interior sucia. Por lo que lo mejor para evitar los olores corporales es ducharse a diario y usar una muda de ropa interior distinta todos los días.

El lavado de las manos es también fundamental a la hora de la higiene. La mayoría de las infecciones como los resfriados y la gastroenteritis son causadas cuando tocamos nuestra boca con las manos sucias. Otras infecciones las contraemos cuando comemos alimentos que tocaron personas con las manos sucias. Las manos y muñecas deberían ser lavadas con agua y jabón, y hay que cepillar nuestras uñas. Deberías lavar tus manos después de usar el baño, antes de cocinar, después de tocar animales (no importa que sea tu gato o tu perro), si estuviste con alguna persona que está resfriada.

En relación a la higiene personal de la mujer, ésta debe acentuarse especialmente durante la menstruación. En este sentido te sugerimos lo siguiente: lava tu cuerpo como de costumbre, incluyendo el área genital. Cambia los tampones o toallitas regularmente, al menos cada 4, 5 horas como mínimo por día. Lava tus manos antes y después de colocarte un tampón o una toallita femenina.

La cistitis es otra de las infecciones comunes en las mujeres, sobretodo en el caso de las mujeres sexualmente activas. Para estos casos lo mejor es orinar luego de mantener relaciones sexuales, esto ayuda a eliminar cualquier bacteria que haya en la zona.

Para los hombres también hay sugerencias para mantener su higiene personal. Aquellos hombres que no han sido circuncidados deberían retirar el prepucio y lavar la zona como cualquier otra parte del cuerpo, si utilizan jabón deben asegurarse de enjuagarlo por completo. En esta zona genital son muchas las bacterias que se pueden juntar, por lo que mantener una correcta higiene en los genitales es fundamental.

Otro de los aspectos relacionados con la higiene que vale tanto para hombres como para mujeres es el mal aliento. Una buena higiene bucal incluye cepillar los dientes después de cada comida. El mal aliento puede ser causado por enfermedades en los dientes o de la boca. Para mantener una buena higiene dental, y evitar el mal aliento lo mejor es cepillarse correctamente los dientes en al mañana y después de cada comida.

Un aspecto fundamental es también sabe mantener nuestra higiene cuando vamos de viaje, para ello lo mejor es: beber únicamente agua embotellada, usar también agua embotellada para lavar tus diente. Luego de lavar tus manos asegúrate de secarlas totalmente. No laves tus frutas o vegetales en agua que creas que no es segura. Sino puedes comprar agua embotellada puedes hervirla.

La buena higiene personal es uno de los métodos más efectivos para prevenir enfermedades, son hábitos muy simples que seguro puedes incorporar fácilmente.